Cuadros
Espejos
Mi Cuenta
Información general

diseño web: gestiweb
Lámina sobre tabla "Friso de Beethoven". Autor: Gustav Klimt. Medidas: 100x50 cm.
Medidas totales del cuadro: Ancho: 100 cm x Alto: 50 cm
Necesario

Obra: Lámina sobre tabla "Friso de Beethoven". Autor: Gustav Klimt. Medidas: 100x50 cm.

Cuadro lámina "Friso de Beethoven", sobre soporte de madera. Detalle de "El Coro de los Ángeles del Paraíso". Disponible en dos acabados diferentes: Texturizado arena o reproducción sobre cristal. Añada si lo desea alguno de nuestros marcos y consiga resultados únicos. Dispone de más información al respecto en las secciones -Tipos de marcos- y -Tipos de acabados-.

Autor: Gustav Klimt.

Gustav Klimt nació en Baumgarten, cerca de Viena, Austria. Era el segundo hijo del matrimonio entre Ernst Klimt, grabador procedente de una familia campesina de Bohemia (1832-1892), y Anna Klimt. Ingresó a los catorce años en la Escuela de Artes Aplicadas, al igual que dos de sus seis hermanos, y en la Escuela de Artes y Oficios de Viena entre los años 1879 y 1883. Allí aprendió a trabajar las técnicas de las artes decorativas y tuvo que realizar un curso de preparación obligatoria; sus maestros fueron Michael Rieser, Ludwing Minnigerode y Karl Hrachowina. Su hermano mayor escultor y cincelador, Georg, diseñó numerosos marcos para los cuadros de Gustav.
Al graduarse, se une a la Compañía de Artistas formada por su hermano Ernst Klimt y Franz Matsch y realiza su primer trabajo importante, la decoración del Teatro Municipal de Fiume en Yugoslavia. Fundó la Secesión de Viena y su revista "Ver Sacrum".
Klimt fue famoso por usar oro y representar mujeres desnudas en sus pinturas, utilizaba modelos que pertenecían a la burguesía vienesa, pero también tenía todo un séquito de mujeres prostitutas o de vida humilde que le servían de musas. El tema que trata en la mayoría de sus cuadros es la sexualidad femenina recorriendo el ciclo de la vida en todas sus etapas: procreación, gestación, infancia, juventud y vejez, salud y hermosura, enfermedad y muerte. Sus mayores trabajos incluyen pinturas, murales, bocetos y otros objetos de arte, muchos de los cuales están en exposición en Viena.
Gustav Klimt murió a causa de un derrame unos meses antes del colapso del Imperio Austrohúngaro, y fue enterrado en el cementerio vienés de Hietzing, donde sigue hoy. Un número considerable de sus obras fue confiscado por la dictadura nazi. Al confirmarse el avance de las tropas aliadas, y al ver que estas obras se convertirían en botín de guerra, decidieron quemar el castillo donde permanecían confiscadas.

- Friso de Beethoven -

Artes plásticas, música y poesía se funden en el "Friso de Beethoven", obra primordial de Gustav Klimt y del Art Nouveau europeo. Fue creado para la XIV Exposición de la Secession vienesa de 1902, organizada en torno a la estatua de Beethoven esculpida por Max Klinger. La muestra se concibió como “un lugar sagrado, una especie de templo para un hombre convertido en un dios”, en palabras del crítico Ludwig Hevesi. Esta obra estuvo rodeada desde un principio de fuertes polémicas, llegando a acusar a Klimt de reflejar “alucinaciones y obsesiones” y “caricaturas impúdicas de la noble figura humana”.
Este friso es una gran composición articulada de una serie de episodios simbólicos sobre la salvación de la humanidad a través del arte - la estética profesada por los secesionistas - hasta culminar en la alegría y felicidad más puras: "El Coro de los Ángeles del Paraíso". Para el Friso, Klimt se inspiró en la interpretación de la Novena Sinfonía que hizo Richard Wagner en 1846 y en la letra del Himno a la alegría de Schiller, al que Beethoven puso música en el coro que cierra la obra.
El "Friso de Beethoven" pasa a ser en una de las obras centrales de la nueva evolución artística de Klimt. El artista se afana en él por buscar una renovación del lenguaje pictórico, en la que el contenido espiritual nos sea presentado a través de la ornamentación. Esta pintura constituye toda una declaración sobre el arte como una fuerza con poder frente a lo siniestro y a las fuerzas enemigas de la vida y, a la vez, como un refugio de la dura realidad de la vida. A primera vista supone una decoración realizada con rapidez. En un examen más detenido, sorprende y fascina el refinamiento artístico de la ejecución. Klimt pinta con colores de caseína, cubriendo toda la superficie a modo de imprimación, las partes del cabello de los genios. El resto es más bien un dibujo en color realizado con pincel, pero también con lápices de carboncillo, grafito o pastel. Las resplandecientes piezas y aplicaciones de metal contrastan vigorosamente con la impresión mate del conjunto.
El "Friso de Beethoven" se conservó hasta la primera exposición completa de Gustav Klimt (1903), pasando a otros propietarios y destinos en años sucesivos. Trasladado en 1961 a la Österreichische Galerie Belvedere de Viena, fue finalmente adquirido en 1972 por la República de Austria y restaurado entre 1975 y 1985. Tras permanecer oculto al público durante decenios, se mostró por primera vez al público en 1985 en la célebre exposición 'Sueño y realidad de la Secesión', y enriquece desde hace veinte años la oferta cultural de Viena. En 1984 se realizó, por iniciativa de la Österreichische Galerie Belvedere, una copia de la totalidad del friso en tamaño original sobre planchas ligeras, con el fin de mostrarlo en exposiciones.
EC Decoracion - info@ecdecoracion.com - tfno: +34 96-5522779