Cuadros
Espejos
Mi Cuenta
Información general

diseño web: gestiweb
Lámina sobre tabla "Muerte y vida". Autor: Gustav Klimt. Disponible en varios tamaños, desde 8,22 €.
Medidas totales del cuadro: Ancho: 24 cm x Alto: 30 cm
Necesario

Obra: Lámina sobre tabla "Muerte y vida". Autor: Gustav Klimt. Disponible en varios tamaños, desde 8,22 €.

Cuadro lámina "Muerte y vida", sobre soporte de madera. Detalle de la "columna de la vida", uno de los elementos principales del cuadro, en oposición a la figura de la muerte. Disponible en dos acabados diferentes: Texturizado arena o reproducción sobre cristal. Añada si lo desea alguno de nuestros marcos y consiga resultados únicos. Dispone de más información al respecto en las secciones -Tipos de marcos- y -Tipos de acabados-.

Autor: Gustav Klimt.

Gustav Klimt nació en Baumgarten, cerca de Viena, Austria. Era el segundo hijo del matrimonio entre Ernst Klimt, grabador procedente de una familia campesina de Bohemia (1832-1892), y Anna Klimt. Ingresó a los catorce años en la Escuela de Artes Aplicadas, al igual que dos de sus seis hermanos, y en la Escuela de Artes y Oficios de Viena entre los años 1879 y 1883. Allí aprendió a trabajar las técnicas de las artes decorativas y tuvo que realizar un curso de preparación obligatoria; sus maestros fueron Michael Rieser, Ludwing Minnigerode y Karl Hrachowina. Su hermano mayor escultor y cincelador, Georg, diseñó numerosos marcos para los cuadros de Gustav.
Al graduarse, se une a la Compañía de Artistas formada por su hermano Ernst Klimt y Franz Matsch y realiza su primer trabajo importante, la decoración del Teatro Municipal de Fiume en Yugoslavia. Fundó la Secesión de Viena y su revista "Ver Sacrum".
Klimt fue famoso por usar oro y representar mujeres desnudas en sus pinturas, utilizaba modelos que pertenecían a la burguesía vienesa, pero también tenía todo un séquito de mujeres prostitutas o de vida humilde que le servían de musas. El tema que trata en la mayoría de sus cuadros es la sexualidad femenina recorriendo el ciclo de la vida en todas sus etapas: procreación, gestación, infancia, juventud y vejez, salud y hermosura, enfermedad y muerte. Sus mayores trabajos incluyen pinturas, murales, bocetos y otros objetos de arte, muchos de los cuales están en exposición en Viena.
Gustav Klimt murió a causa de un derrame unos meses antes del colapso del Imperio Austrohúngaro, y fue enterrado en el cementerio vienés de Hietzing, donde sigue hoy. Un número considerable de sus obras fue confiscado por la dictadura nazi. Al confirmarse el avance de las tropas aliadas, y al ver que estas obras se convertirían en botín de guerra, decidieron quemar el castillo donde permanecían confiscadas.

- Muerte y vida -

Este enorme lienzo cuadrado, de tamaño natural (de 178 x 178), recupera muchos aspectos de las primeras obras de Klimt de gran envergadura: la naturaleza alegórica, el contenido simbólico y la estructura columnar. Con la llegada del expresionismo, Klimt alteró sus rasgos estilísticos, sobre todo colores lisos y la expresión lineal y rítmica. El artista emplea de nuevo su caudal de motivos abstractos y decorativos para explorar el tema de la muerte y la decadencia, típico del expresionismo, con su interés por el sufrimiento humano. En lugar de la iconografía mística propia del simbolismo, Klimt recurre a una disposición más jovial , en la línea del nuevo grupo expresionista alemán Die Brüke (El Puente) y de las obras de Nietzsche.
La "columna de la vida" aprisiona las figuras, que luchan por liberarse del manto y ello encarna simbólicamente los esfuerzos de Klimt por desprenderse del peso de su pasado estético. Resulta significativo que, en las revisiones de la obra, eliminó el fondo dorado para incorporar el verde oscuro de nuevo a su estilo (el dorado hubiera dado relevancia a la figura de la muerte y no la habría oscurecido. El contenido alegórico de esta pintura podría reflejar también la difícil situación política de la época previa a la Primera Guerra Mundial, después de que Austria se anexionara Bosnia en 1908.
La pintura se realizó en el momento álgido de la fama y el reconocimiento mundial de Klimt. Junto con Renoir, fue uno de los participantes más famosos de la Bienal de Venecia de 1910, donde sde le asignó una sala propia y fue elogiado por una ciudad deseosa de comprar su obra.
EC Decoracion - info@ecdecoracion.com - tfno: +34 96-5522779