Cuadros
Espejos
Mi Cuenta
Información general

diseño web: gestiweb
Lámina sobre tabla "Adele Bloch-Bauer I". Autor: Gustav Klimt. Medidas: 70x70 cm.
Medidas totales del cuadro: Ancho: 70 cm x Alto: 70 cm
Necesario

Obra: Lámina sobre tabla "Adele Bloch-Bauer I". Autor: Gustav Klimt. Medidas: 70x70 cm.

Cuadro lámina "Adele Bloch-Bauer I", sobre soporte de madera. Disponible en dos acabados diferentes: Texturizado arena o reproducción sobre cristal. Añada si lo desea alguno de nuestros marcos y consiga resultados únicos. Dispone de más información al respecto en las secciones -Tipos de marcos- y -Tipos de acabados-.

Autor: Gustav Klimt.

Gustav Klimt nació en Baumgarten, cerca de Viena, Austria. Era el segundo hijo del matrimonio entre Ernst Klimt, grabador procedente de una familia campesina de Bohemia (1832-1892), y Anna Klimt. Ingresó a los catorce años en la Escuela de Artes Aplicadas, al igual que dos de sus seis hermanos, y en la Escuela de Artes y Oficios de Viena entre los años 1879 y 1883. Allí aprendió a trabajar las técnicas de las artes decorativas y tuvo que realizar un curso de preparación obligatoria; sus maestros fueron Michael Rieser, Ludwing Minnigerode y Karl Hrachowina. Su hermano mayor escultor y cincelador, Georg, diseñó numerosos marcos para los cuadros de Gustav.
Al graduarse, se une a la Compañía de Artistas formada por su hermano Ernst Klimt y Franz Matsch y realiza su primer trabajo importante, la decoración del Teatro Municipal de Fiume en Yugoslavia. Fundó la Secesión de Viena y su revista "Ver Sacrum".
Klimt fue famoso por usar oro y representar mujeres desnudas en sus pinturas, utilizaba modelos que pertenecían a la burguesía vienesa, pero también tenía todo un séquito de mujeres prostitutas o de vida humilde que le servían de musas. El tema que trata en la mayoría de sus cuadros es la sexualidad femenina recorriendo el ciclo de la vida en todas sus etapas: procreación, gestación, infancia, juventud y vejez, salud y hermosura, enfermedad y muerte. Sus mayores trabajos incluyen pinturas, murales, bocetos y otros objetos de arte, muchos de los cuales están en exposición en Viena.
Gustav Klimt murió a causa de un derrame unos meses antes del colapso del Imperio Austrohúngaro, y fue enterrado en el cementerio vienés de Hietzing, donde sigue hoy. Un número considerable de sus obras fue confiscado por la dictadura nazi. Al confirmarse el avance de las tropas aliadas, y al ver que estas obras se convertirían en botín de guerra, decidieron quemar el castillo donde permanecían confiscadas.

- Adele Bloch-Bauer I -

El retrato de Adele Bloch-Bauer es el más famoso entre los pintados por Klimt y la obra maestra del llamado "estilo dorado". Su elaboración fue muy larga ya que existen dibujos preparatorios fechados en 1903 pero el lienzo definitivo no se concluyó hasta cuatro años después. En una carta fechada el 22 de agosto de 1903 Adele dice que su esposo ha decidido que Klimt le haga un retrato pero que empezarán después del verano. Una vez concluido, el lienzo fue exhibido en los Talleres de Viena en la primavera de 1907 pero su primera exposición pública fue en la Exposición de Arte de 1908. En el "Wiener Allgemeine Zeitung" fue calificado de "ídolo en un santuario dorado". Adele Bauer nació en Viena el 9 de agosto de 1881. Su padre era el importante banquero Moriz Bauer, uno de los miembros de la élite económica austriaca como director de uno de los siete bancos más importantes del Imperio Austro-Húngaro, el Wiener Bankverein. El 19 de diciembre de 1899 Adele contraía matrimonio con el magnate de la industria Ferdinad Bloch, dieciséis años mayor, por lo que nos encontramos ante un matrimonio de conveniencia "basado en el respeto pero carente de amor". La relación entre ambas familias se estrechará con el matrimonio de Marie-Therese -Thedy- Bauer con el abogado Gustav Bloch. Cuando los descendientes varones desaparecieron, la familia cambió de nombre oficialmente para pasar a llamarse Bloch-Bauer. El colapso de la monarquía austriaca en 1918 llevó a la familia Boch-Bauer a las cercanías de Praga. Maria Altmann, la única sobrina viva describe así a Adele: "Enferma, sufriente, siempre con dolor de cabeza, fumando como una chimenea, terriblemente frágil, oscura. Un rostro espiritual, delgada, elegante. Complaciente, arrogante". Tras su regreso a Austria, Adele fue una gran protectora de artistas e intelectuales, convirtiendo su casa en uno de los centros culturales de la Viena Fin-de-Siècle. Se interesó por los idiomas y estudió intensivamente alemán, francés e inglés, sintiéndose atraída por la literatura inglesa. Adele falleció el 24 de enero de 1925. Tras su muerte, su habitación de la casa de Schillerplatz se convirtió en una "habitación conmemorativa" siempre decorada con flores frescas. Ferdinand Bloch emigró a Checoslovaquia con motivo de la ocupación nazi, tras haber sido confiscada su inmensa fortuna y su valiosa colección artística, y después a Suiza, falleciendo en Zurich el 13 de noviembre de 1945. En el retrato pintado por Klimt, la dama aparece sentada, como si estuviera flotando en el mar de oro que forma la estancia. Viste un vestido dorado que apenas permite distinguir su cuerpo del fondo y del sillón, cuyo respaldo se funde entre los mosaicos. En su vestido podemos apreciar ojos egipcios, muy habituales entre los miembros del Modern Style inglés con Mackintosh a la cabeza. Como si de un icono bizantino se tratara, sólo podemos apreciar con claridad el torso, parte de los brazos, las manos y el rostro, absorbiendo el entorno al resto de los elementos, incluyendo a la figura en la decoración, al igual que hizo en el Friso Stoclet. Las influencias de la estampa japonesa las podemos encontrar en la eliminación del espacio y la bidimensionalidad de la figura pero la verdadera fuente de este icono la encontramos en los mosaicos bizantinos de Ravena que Klimt había visitado en dos ocasiones en 1903. Incluso algunos estudiosos vinculan esta obra con las madonnas italianas de época medieval, al presentar un aspecto de madre y objeto de culto. En alguna ocasión se ha planteado una posible relación amorosa entre Adele y Klimt, basándose en la ausencia de sexo en el matrimonio de la dama. El psiquiatra norteamericano Salomon Grimberg en un artículo publicado en 1986 es uno de los más firmes seguidores de esta hipótesis que resulta difícil de probar.
EC Decoracion - info@ecdecoracion.com - tfno: +34 96-5522779